El Ebro final

El Ebro final: de la confluencia al mar Mediterráneo. Área geográfica y alcance cronológico

Ebre final 1 Ebre final 2
Ebre final 3 Ebre final 4

Si bien un curso fluvial es casi siempre una fuente de riqueza, una vía de comunicación que propicia el intercambio de pueblos, de culturas, de ideas; en definitiva, una auténtica fuente de vida; el Ebro, en este territorio representa mucho más todavía. Es todo un signo de identidad, una fuente de energía que configura un paisaje singular en una trama histórica inexplicable si no es en el contexto del propio río. Su historia, que en gran parte permanece por descubrir debajo de las piedras y los montículos, puntos de contemplación de un paisaje que combina armónicamente agua, tierra y celaje, que al compás del tiempo va difuminando todo el colorido intenso de la naturaleza. Este es el verdadero atractivo de un paseo por estos pueblos, donde el visitante tiene la oportunidad de observar la belleza misteriosa de esta tierra, vital y repleta de luz cautivadora.

Además, en ambos lados del río encontramos gran cantidad de yacimientos que llenan de historia este territorio, mostrando el fuerte enraizamiento de los actuales habitantes a la tierra. Todo esto es lo que podréis encontrar. Un tesoro inmenso, pero a la vez sencillo y difícil de ver si no se comprende; ¡y es tan nuestro!

El Ebro en la antigüedad

La navegabilidad

A través de Plinio el Viejo* (23-79) nos han llegado algunas noticias sobre la navegabilidad del Ebro, que entonces lo era hasta Vareia*, y de su importante comercio. Asimismo, otras fuentes literarias ofrecen más datos sobre la existencia de un gran núcleo comercial bien constituido en el siglo VI aC más arriba de la desembocadura del Ebro. Esta primera referencia textual proviene de Avieno (segunda mitad del siglo IV dC), autor que se basó en un texto más antiguo. Aunque hasta ahora se había considerado que la fuente original habría sido el periplo masaliota (siglo VI aC*), los estudios realizados últimamente por la Dra. M. J. Pena apuntan la posibilidad de que Avieno se hubiera basado en un texto fenicio. Esta hipótesis cada vez es más sólida si tenemos en cuenta los últimos descubrimientos arqueológicos que nos permiten comprobar que la presencia fenicia en estas tierras fue muy notable. En algunos casos relacionamos este hecho con la existencia de un importante centro minero en el área de Bellmunt-El Molar fácilmente accesible a través del río Siurana.